É Arenas nos comparte la importancia de representar la identidad latina siguiendo los pasos de los grandes

“Una iguana del mar que le gusta fumar. Y ya que la mota es legal en California, ¿qué le pasará a todos sus amigos que están presos en la cárcel por eso?” cuenta la premisa del himno cumbiero “Mar Iguana” que retrata la situación de la legalización del cannabis. Esta vez, É Arenas nos compartió la secuela de esta historia chusca con Mar Iguana II, una quebradita que continúa la historia de esta iguana que fuma y que desenlaza en el robo de su preciada kush

El domingo pasado platicamos por teléfono con Eduardo Arenas, músico y cofundador de la banda tropical californiana Chicano Batman para conocer más de su proyecto solista, su nuevo material y cómo han influido sus raíces mexicanas en todo el proceso.

“Para mí es importante usar plataformas que la gente ya conoce para contar nuevos cuentos, nuevas historias, la evolución de las hijas e hijos de nuestros padres que emigraron para acá, para continuar la cultura, la inteligencia, la filosofía; lo que estamos contribuyendo a la sociedad (…) y creo que el talento está ahí, los recursos están ahí, y las ganas también están ahí, para poder pintar un mundo más nuestro, o real; en vez de depender mucho de las noticias y el periodismo para contar.”

Eduardo y sus amigos son parte de una generación de músicos que han representado la identidad latina en Los Ángeles en los últimos años y ahora se encuentra compartiendo escenario con nuevas generaciones como Los Retros, Inner Wave y The Marías que siguen explorando más allá la dirección musical. En un homenaje hacia nuestra herencia cultural y nuestros antepasados, Eduardo usa esta analogía para describirlo.

  “Creo que como todos estamos acostumbrados a comer rábanos en el pozole o arriba de los tacos ¿verdad? También se come cocido ¿sabes? También se come en sopas y en ensaladas. A veces creo que la plataforma de algo como unas baladas o una cumbia, al que todo mundo está acostumbrado, el público en general, le puedes voltear la tortilla usándola para contar otro cuento, para mí eso es lo genial. No estoy inventando géneros, estoy usando géneros para contar mis perspectivas y las perspectivas de muchos que pensamos igual; a veces le toca a alguien contarlas con una plataforma más grande y felizmente tengo esa plataforma para poder decirlo, bailarlo y payasearlo.”

Desde chico, Eduardo creció con su familia en Los Ángeles y estuvo expuesto a la música de personajes clásicos mexicanos de la cumbia y el soul, como Rigo Tovar y Chico Che, que llegaron a influenciar su trabajo años más tarde.

“Yo no sabía esto hasta muchos años después, pero cuando mi mamá estaba embarazada, Rigo Tovar fue a tocar en East Los Ángeles; fue con mis tíos, mis padrinos, y se subió a un árbol para poder tener una mejor vista, yo estaba adentro de la panza. Yo creo que fue mi primer concierto (risas). Entonces creciendo esa era la música que siempre estaba. Yo ni sabía hasta de adulto quién era quién. Chente, todos sabemos ¿verdad? Juan Gabriel, todos sabemos. Los Bukis, obvio; pero ya eso de Fito Olivares, Los Plebeyos, Polifacéticos, Los Freddys; no eran tan obvios, tan solo lo más clásico. “La hierba se movía y se movía” o “Hace un mes que no baila el Muñeco” ¿Quiénes son esas bandas? Nomás sabemos las canciones, pero ya después, era como que: ¿Quién canta esta canción? Ahh, Chico Che. “

Las influencias de Eduardo recorren una variedad de géneros musicales, desde el gusto por el jazz fusion de Miles Davis y Ornette Coleman, bandas de thrash metal como Sepultura, hasta la extravaganza de Frank Zappa, pero ha encontrado una inspiración particular en el ritmo de Chico Che.

“Tenía una discografía tan elaborada, usaba instrumentos modernos para contar el folklore de su momento, y el folklore era chistoso porque lo estaba doblando a su manera, pudiera ser revolucionario, le da otra perspectiva a la cultura, lo hace más caricatura. Y en eso uno puede contar más. Él siempre era querido por su gente humilde, gente poblana, gente trabajadora; él mismo era así y sus canciones lo cuentan. Usaba guitarras eléctricas, tenía un ritmo bien guapachoso, bien swing, bien caribeño. Eso es muy contagioso, pone a todos a bailar. Y cuando estás bailando, vas a poder cantar, te lo vas a creer. Es estratégico.”

Chico Che

“Eso pa’ mí, si Chico Che lo está diciendo, entonces él ya hizo el camino, lo hizo pa’ nosotros, entonces hay que tomar la pelota y seguirle donde él dejó. Eso que dejó está en todos nosotros. Y Rigo Tovar, pues bueno, ¡Rigo es amor! Qué te puedo decir entre la evolución de Chico Che y amor para el pueblo. ¿Qué más necesito? Ahí está todo. Todas las cumbias de Rigo Tovar son encantadoras, te hace pensar: “Ire, eso qué bonito está, yo también quiero bailar”. No es como Los Bukis. Los Bukis tienen unas cumbias bonitas pero es más show, you know? Pero Rigo Tovar con su Costa Azul (…) traían unos sintetizadores bien locos, guitarra distorsionada, con los mariachis. También estaba haciendo lo suyo…pero no como Chico Che.”

El primer LP de É Arenas, ‘Nariz’, fue resultado de un proceso de 6 años con experiencias en distintos países entre Brasil, Panamá y Los Ángeles. Esta vez, nos cuenta cómo ha sido diferente con el material que está en puerta.

“Ahora yo pido ayuda, es lo que pasa. Antes yo quería hacer todo, tenía mucho mucho orgullo y me lo tragaba, y luego llega un momento en el que ya no puedes hacer más solo, porque ya te has convencido que tu música es mierda, que no tienes el talento y que a nadie le va a gustar. Estás dudando todo el proceso, pero cuando pides ayuda se transforma en una canción. (…) Nosotros nos merecemos esa atención y ese cariño, al fin eso es lo que marcó para mí. Ahora ya ni lo pienso, digo: “Ok, vamos a hacer una canción. 24 horas, 3 días ¡Vamos!” Ya aprendí a no sentarme tanto en ella, es nomás sacarlo. Porque muchas veces la canción es lo del momento, lo que pasó en el momento y ya, porque en tres meses ya no vas a tener la misma fuerza. Magia pasa cuando gente se junta, eso solo pudiera haber pasado hoy y mañana es otro rollo, es diferente.”

Una nueva generación más activa en el consumo y análisis de la música, reconoce en el trabajo de Arenas la ambición por incorporar elementos congruentes con el día a día de la comunidad latina del otro lado de la frontera, y en general, de aquellos que están dispuestos a retar sus conocimientos musicales para encaminarse en un viaje de nostalgia e innovación.

“También hay unas canciones que tengo ahí que les faltan lírica, pero ahora estoy en cómo usar más humor, porque en el humor está la verdad. Creo que puedo usar más los géneros que he estado usando, y empujarlos más para hacer unas cosas locas encima, [algo que te haga decir] “‘Pérate. ¿Qué? ¿Qué es esto? No sabía que eso se podía hacer”. Estoy más enfocado en la visión.”

Lorena Endara, fotógrafa panameña y esposa de Eduardo, es la responsable detrás de la producción del material audiovisual y la estética del proyecto. Un ejemplo es el teaser de la continuación del sencillo Mar Iguana con su secuela Mar Iguana II, que fue compartido a través de su cuenta de Instagram en julio de este año. Él nos cuenta qué papel juega en el proceso.

“¡De todo! La fotografía, el video, las portadas. Es más, yo traigo una canción a la casa y le preguntó qué le parece, y me dice: “Ahí vas” “Hmm todavía no, le falta.” Ella me empuja mucho, siempre necesito un balance así para poder sacar lo mejor de mí y ahí lo tengo con ella. (…) En ese video mi esposa fue la directora, editora y todo eso, ella lo escribió. Lo hicimos en 8 mm, entonces agarramos rollos y ahí anduvimos con dos cámaras. Un amigo nos ayudó también, fue divertido. Cuando era niño yo veía muchas películas de Alfonso Zayas, el Caballo. Con las encueraditas, esas cosas como sexicomedias.

Las sexicomedias son un género cinematográfico propio del cine mexicano, que floreció en los años ochenta y principios de los noventa, que se caracterizaban por ser de bajo presupuesto, y por su tono sexual o pícaro en doble sentido. Le preguntamos a Eduardo si tenía referencias de Telemundo, una cadena de televisión estadounidense que se transmite en español a las audiencias latinas residentes de Estados Unidos.

“¡Eso, Telemundo! Exacto, lo veía de niño con mis tíos. Siempre veía esos pósters cuando íbamos a rentar VHS, se veían en las portadas y siempre era algo bien cómico. Para mí era agarrar esa estética, es la que recuerdo. Era casi inspirado por los pinchis Power Rangers, las sexicomedias, y algo de justicia. Lo grabamos en dos días y fue editado en una semana. Era bastante creativo. Es nada más soltar, ir con la idea, improvisar, y bueno… tener unos outfits ya listos, ya traerlos armados. Era todo un evento familiar.”

Eduardo, junto con sus amigos, ha evolucionado el estilo musical del proyecto y está en una búsqueda constante de honestidad y originalidad que lo han llevado a explorar géneros tradicionales de los 70’ y 80’s, mezclándolos con sonidos contemporáneos para llegar a un nuevo estilo de cumbias y quebraditas. Detrás del estudio, Eduardo nos cuenta cómo ha logrado encontrar un balance y productividad entre sus compañeros.

“Yo quiero que ellos vengan y sean ellos mismos, no quiero reinventar su personaje. Es entrar, estar cómodo, no estar nervioso de nada. Es todos tener confianza conmigo y en ellos mismos, que ellos puedan enseñarme. A mí me gusta cuando alguien llega con sorpresas, es como: “Bueno, estaba escrito así, pero tú le metiste lo tuyo. Vamos a hacer lo que tú quieras.” “Vamos, síguele, pon tu sello ahí. Yo quiero que la gente sepa que tú lo tocaste.” Y también es quitar muchas notas, poder tocarlo con menos notas posibles. Más sencillo, más melódico y más memorable. Es un balance de cero ego, y de amor y verdad, porque ahí no hay presión de nada, solo crear lo mejor que podamos entre humanos.”

Con la nueva ola de políticas de inmigración intrusivas y violentas en EUA, la comunidad latina se ha mantenido unida y Eduardo ha utilizado su voz como resistencia ante las crecientes problemáticas y la tensión racial. 

“Mi voz es la resistencia, mi música hace el ambiente, es verdad. Tengo una canción que es “El Nopalito”, se trata de cómo quitarle las babas al nopal cuando lo cocinas. Y otra que es “La Fila de Tommy’s” que es una hamburguesería aquí en Los Ángeles que antes me encantaba, pero ya no puedo comer porque cuando la como me da un dolor de barriga y ando buscando medicina para curar mi panza. Entonces, con este tipo de canciones me estoy dirigiendo al público que sabe exactamente de lo que estoy hablando… Es como: “¡Oh, sí! Odio cuando me como la ensalada de nopales y esta toda babosa.” Y nos da risa. Estaba pensando el otro día en “La cumbia del calcetín mojado”, you know? ¿A quién le gusta cuando se le moja el calcetín al pisar un charco? Entonces ahora estamos hablándole a todos, tienen la confianza de que con mi música pueden bailar y gozarla, y al mismo tiempo soy como que “¡Ey! ¿Qué pedo con los weyes de ICE? Está bien culero, ¿verdad? ¿Sí o no? Hay que resistir, decirle no a eso. Hay que saber nuestras leyes (…) La política no tiene oportunidad de alcanzar a la gente que se expresa en la música y el arte, y creo que esa es la respuesta. Los políticos son una industria de mentiras y la música tradicionalmente es lo contrario, es más verdadera. No soy un artista mega político, pero mis ideas de la realidad de este mundo son sólo la verdad.”

📸 : Lorena Endara

Sin lugar a dudas É Arenas cuenta una historia sincera con la que podemos identificarnos como residentes de un espacio fronterizo, un homenaje a la cultura latina con un toque de comedia que agrega un sello distintivo a su sonido y nos recuerda que tenemos que dejar de juzgar tanto y unirnos más.

“La verdad es que tenemos que tener mentes abiertas, tenemos que poder tener compasión del otro, poder comunicar, y no juzgarnos tanto. No chismear tanto de los demás porque eso es lo que en verdad nos está matando. Eso es lo que causa barreras. Somos mismos hermanas, hermanos, primos y primas, familia. Hay demasiadas barreras en contra de nosotros que nos quieren dividir que ni sabemos, como la salud, la política y todo eso ya nos está dividiendo, y aquí andamos juzgándonos uno al otro; el indio con el gringo, el negro con el blanco. Es exactamente lo que los poderes de arriba quieren que hagamos. Tenemos que despertarnos para unirnos detrás de algo: una voz, una armonía más positiva, y darnos cuenta de que somos fuertes, somos bonitos, somos inteligentes y somos el futuro de este país. Entonces ponernos truchas y pues ¡a bailar!”

Imagen en portada 📸 : Lorena Endara @lalorilori

¿Quieres conocer más sobre É Arenas? ⤦

↳ Síguelo aquí: @_earenasSubscríbete a Praxis aquí ⬿

⟿ Primer episodio de Rooftop Sessions: Interview with É Arenas (Chicano Batman)

Anuncios
praxiscollectivetj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s