De todos los festivales que dedicaron esfuerzos para reunir actos musicales en los escenarios del año pasado, Desert Daze destacó por continuar demostrando que mientras los asistentes confíen en su selección musical, no faltarán las aventuras en el desierto.

Praxis Archive | Desert Daze 2019

Han pasado ya varios meses desde que la mayoría de nosotrxs ha pisado un foro, un estadio, un bar —cualquier venue similar para disfrutar de una o varias bandas en vivo. A pesar de ver surgir múltiples formas nuevas de consumir música, como presentaciones en vivo o pregrabadas a través de live streams, conciertos improvisados transmitidos por Instagram o Facebook Live; cuesta pensar que no podremos estar rodeadxs de personas en el público de un festival masivo pronto, y si somos honestxs, no hay mucho que se pueda comparar con esa experiencia.

A un par de meses de terminar el año, con los Espíritus de la Música en Vivo cuidando nuestras espaldas y ayudándonos a mantener la frente en alto, compartimos desde nuestros archivos algunos momentos clave del oasis musical que fue Desert Daze 2019.

👁 Like a fever dream, I see myself stomping on the dusty ground, chanting.
Hagamos un ejercicio de visualización. Imaginemos que la crisis sanitaria no existe (lo sabemos, muy ambicioso), y te encuentras en camino al festival, muy cerca de Moreno Valley, California. Recuerdos momentáneos del festival pasado seguramente comienzan aparecer en tu mente mientras te acercas a las entradas principales. Asumiendo que estás a tiempo para no perderte algunas de tus bandas favoritas (las que tocan temprano en viernes), comienza el recuento de los sets que te interesa ver, los que no te puedes perder, y de los que tendrás que sacrificar algunos minutos para obtener la experiencia completa. Obtienes tu pulsera y te diriges a la zona para acampar, donde decides tu lugar de descanso para los próximos 3 días. Armas tu camp y preparas tu kit de supervivencia para inmiscuirte en la acción dentro de los territorios Desert Daze durante las próximas horas: lentes de sol, una cámara y tus cinco sentidos.

Música sin igual, arte, y la mejor comunidad.

Desert Daze es un punto de encuentro donde fanáticos y artistas por igual se deleitan con la calidad musical que proviene de distintas partes del mundo. Desde el día hasta la noche, es una celebración de la música y el arte de contracultura, un espacio donde la naturaleza nos envuelve, y donde personas con todo tipo de antecedentes e historias se reúnen en un solo lugar para desconectarse de la rutina durante un fin de semana.

Si a simple vista parece que podríamos estar describiendo por lo menos un par de los festivales que tenemos a nuestra disposición en la larga y creciente lista de conciertos masivos que cada año surgen para atraer al público local, regional o internacional, no exageramos cuando decimos que si bien Desert Daze sucede en medio del desierto, sumergirte de lleno en la experiencia significa todo lo contrario para tus sentidos. 

Alrededor de 100 actos musicales; más de 30 actividades que incluyen workshops, sesiones de meditación y ceremonias espirituales; instalaciones de arte interactivo que te saludan al llegar y te acompañan mientras te trasladas entre los 3 escenarios principales durante el día. Se trata de un itinerario que no se detiene, y que pareciera haber sido curado a la perfección.

Solamente la repentina conciencia de que sería lo más sabio comer algo o sentarse por un momento, nos trae de vuelta a la realidad y nos permite darnos cuenta de dónde estamos, y con quién estamos. Desde una persona regalándote un cumplido por tu atuendo, hasta una agradable conversación con tus vecinos de casa de acampar, son múltiples las interacciones que consolidan a la comunidad de Desert Daze como una de las más positivas que hayamos experimentado.

Habiendo mejorado considerablemente del desastre de logística que se dio en su versión de 2018, cuando cientos de asistentes se vieron varadxs en una fila por más de 3 horas para ingresar al festival, nos queda poco que decir acerca de lo que no nos gusta de Desert Daze. Incluso después de algunas malas noticias, como el reemplazo de Shintaro Sakamoto y Dumbo Gets Mad en el line-up debido a problemas con su pasaporte, o la cancelación de sets completos por una tormenta eléctrica (nuevamente refiriéndonos al doomsday de hace dos años que causó estrés post-traumático en Phil Pirrone, fundador del festival), siempre queda la certeza de que hay mucho más por ver y experimentar.

Momentos destacados ⚡

  • Connan Mockasin participó un total de 3 veces durante el festival, proyectando su serie de filmes melodramáticos titulada Bostyn ‘n Dobsyn, donde la audiencia se tornó más confundida conforme pasaban los minutos y Connan observaba el film desde un lado del escenario, riendo durante las partes más incómodas; un solo act que incluía al músico armonizando y generando sonidos a capella sin un contexto aparente; y una tercera vez, acompañado por su banda y su padre Ade Mockasin, en el Block Stage, donde incluyó versiones alternativas de algunas canciones de su repertorio.
  • The Flaming Lips energizó al público en el escenario principal el primer día, haciendo uso —como es ya es costumbre— de un show impresionante de luces, pelotas gigantes y un globo especial que comunicaba: “Fuck Yeah Desert Daze”.
  • Mdou Moctar nos trajo a la vida en la fría madrugada del sábado, tocando en sintonía con sus compañeros a un ritmo acelerado, guitarras adornando y conformando los sonidos únicos del tuareg .
  • Altin Gün cayó como una brisa fresca en medio del día más caliente. Los sonidos del baglamá envolvieron el Moon Stage con un misticismo que sólo el rock anatoliano nos brinda. Un híbrido hipnotizante de música tradicional turca y sintetizadores electrificantes que nos hicieron bailar.
  • Flying Lotus trajo consigo el misterio y el factor (no tan) sorpresa de un show en 3D, mientras algunos miembros del staff repartían lentes a los cientos de asistentes, nosotros nos preguntábamos cómo funcionaría semejante proeza. Aún sin estar familiarizadxs al 100% con su repertorio musical, o con sus antecedentes impresionantes en el mundo audiovisual, Steven Ellison nos regaló una experiencia altamente estimulante, mezclando hip-hop experimental, psicodelia y electrónica.
  • Jerry Paper endulzó la tarde interpretando de la manera más inusual y delicada su mezcla característica de synth, dream y art pop, incluso un poco de jazz, que nos hicieron olvidar que fuera de la carpa del escenario The Theatre existían otras bandas haciendo lo suyo.
  • La participación The Claypool Lennon Delirium, conformado por Les Claypool de Primus y Sean Lennon, demostró lo que sucede cuando dos genios de la música experimental se disponen a volarle la cabeza a un público impresionantemente pequeño, considerando la magnitud del sonido que entregaron durante la noche del domingo.
  • Khruangbin se unió al legendario conjunto de rap originario de Nueva York, Wu-Tang Clan durante la última noche en el escenario principal. Después de hacer mover a la audiencia con sus grooves y boogies característicos en su set previo, dos mundos fusionaron su sonido para regalar a un público conformado por miles de personas un momento inolvidable para cualquier fan de la música.
  • JJUUJJUU Closing Ceremonies. Y por último, una inesperada colaboración entre la banda de Los Ángeles liderada por Phil Pirrone, creador y productor de Desert Daze, y los integrantes de The Claypool Lennon Delirium. Una intervención excitante que casi te hacía olvidar que ya no sentías los pies, reunió a una multitud en la última carpa activa del fin de semana.

Podría parecer que la grandeza de Desert Daze se percibe en papel: el anticipado line-up donde se reúnen actos musicales de todo el mundo, presentaciones de bandas y artistas legendarios que tocan el escenario una vez más, pero estamos convencidxs de que la grandeza de Desert Daze se siente en carne propia al pisar los terrenos del festival.

Se podría decir que todo el espacio es un escenario donde cada asistente tiene la oportunidad de ‘crear su propia aventura’ (choose your own adventure), como en los librojuegos ochenteros.

La peculiaridad que todavía persiste en este festival es la personalización de tu experiencia, donde a diferencia de otros eventos musicales de grande escala, terminar exhaustx, momentáneamente apartadx de tus amigxs y llenx de polvo, no es una molesta consecuencia, sino un side-effect de una de la mejores experiencias musicales de tu vida.

Disfruta de la galería de imágenes del line-up de Desert Daze 2019, aquí  ⤵

Praxis Archives ❋ 2019 Moreno Beach, CA 
↳ Texto por María F. Contla 
 Fotografías por Alexis Viruete & María F. Contla

¿Quieres conocer más? ⤸

↳ Síguenos en Instagram  y Facebook

⤳ Subscríbete a nuestro canal de Youtube aquí ⬿ 📹

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .